La Sábana Santa es el admirable documento que detalla, con rigor científico, la extrema crueldad con que los hombres golpeamos a Jesús en la Pasión. La Sábana Santa es también un excelente "libro" de espiritualidad, en donde el alma puede meditar, en todo momento, sobre la inmensidad del Amor de Cristo Jesús y cuánto le costó el habernos amado.

miércoles, 29 de abril de 2015

Francisco, ante la Sábana Santa: «Este rostro tiene los ojos cerrados y, sin embargo, nos mira»

Cinco aspectos de la Sábana Santa que todavía desafían a la ciencia del siglo XXI

"No se trata simplemente de observar, sino de venerar; es una mirada de oración. Y diría aún más: es un dejarse mirar. Este rostro tiene los ojos cerrados, es el rostro de un difunto y, sin embargo, misteriosamente nos mira y, en el silencio, nos habla": es lo que ha dicho el Papa Francisco en el videomensaje que ha inaugurado la ostensión televisiva de la Sábana Santa, a las 17.10 horas de este sábado.

No ha habido nada parecido desde 1973. En  noviembre de aquel año, el cardenal Michele Pellegrino permitió la primera -y hasta ahora última- ostensión televisiva de la Sábana Santa. Pero lo que se va a vivir este Sábado Santo entre las 17.10 y las 18.40 tiene una dimensión totalmente distinta. La señal será de la RaiUno y de las cadenas de televisión que quieran enganchar con ella, pero la auténtica veneración masiva de la reliquia tendrá lugar gracias a la emisión en streaming vía internet de esa hora que servirá para la oración y la meditación de la Pasión.

Religión en Libertad ha ofrecido a sus lectores, gracias a la sugerencia técnica de Jóvenes Cristianos en Acción, la posibilidad de visionar la Sindone enlazando con la transmision de RaiUno.

Por su parte, el Papa Francisco ha dirigido un videomensaje al mundo para abrir la transmisión (ver abajo el texto íntegro). 

"A través de la Sábana Santa", ha añadido, "nos llega la Palabra única y última de Dios: el Amor hecho hombre, encarnado en nuestra historia; el Amor misericordioso de Dios, que ha tomado sobre sí todo el mal del mundo para liberarnos de su dominio".

La Sábana Santa se mantendrá en la catedral piamontesa, donde se custodia desde 1578. En el lugar de la ostensión sólo estará un grupo de unas trescientas personas, entre jóvenes de la diócesis y enfermos y sus acompañantes.  El arzobispo de Turín, Cesare Nosiglia, explicó por qué: “Los enfermos y quienes sufren, los discapacitados y las personas con dificultades llevan en su propio cuerpo las señales de la Pasión del Señor, pero la viven con fe y con abandono a su voluntad, ofreciendo, como Jesús sobre la cruz, su propio sacrificio en el testimonio del amor que ofrecen".

El 2 de mayo de 2010, durante su visita a la Sindone en su última ostensión (que duró cuarenta días y congregó a cientos de miles de personas in situ), Benedicto XVI definió la tela como "un icono del Sábado Santo". Asi lo será este Sábado Santo de 2013 en un espíritu de expectación entre el Calvario y la Pascua, evocación de aquellas horas en las que Jesús estuvo envuelto en el mismo lienzo que hoy podrán ver en directo decenas de millones de personas en todo el mundo.

Videomensaje de Francisco para la ostensión televisiva de la Sábana Santa

Queridos hermanos y hermanas:

También yo me pongo con vosotros ante la Sábana Santa, y doy gracias al Señor que nos da, con los instrumentos de hoy, esta posibilidad.

Pero aunque se haga de esta forma, no se trata simplemente de observar, sino de venerar; es una mirada de oración. Y diría aún más: es un dejarse mirar. Este rostro tiene los ojos cerrados, es el rostro de un difunto y, sin embargo, misteriosamente, nos mira y, en el silencio, nos habla. ¿Cómo es posible esto? ¿Cómo es posible que el pueblo fiel, como vosotros, quiera detenerse ante este icono de un hombre flagelado y crucificado? Porque el hombre de la Sábana Santa nos invita a contemplar a Jesús de Nazaret. Esta imagen – grabada en el lienzo – habla a nuestro corazón y nos lleva a subir al monte del Calvario, a mirar el madero de la cruz, a sumergirnos en el silencio elocuente del amor.

Así pues, dejémonos alcanzar por esta mirada, que no va en busca de nuestros ojos, sino de nuestro corazón. Escuchemos lo que nos quiere decir, en el silencio, sobrepasando la muerte misma. A través de la Sábana Santa nos llega la Palabra única y última de Dios: el Amor hecho hombre, encarnado en nuestra historia; el Amor misericordioso de Dios, que ha tomado sobre sí todo el mal del mundo para liberarnos de su dominio. Este rostro desfigurado se asemeja a tantos rostros de hombres y mujeres heridos por una vida que no respeta su dignidad, por guerras y violencias que afligen a los más vulnerables... Sin embargo, el rostro de la Sábana Santa transmite una gran paz; este cuerpo torturado expresa una majestad soberana. Es como si dejara trasparentar una energía condensada pero potente; es como si nos dijera: ten confianza, no pierdas la esperanza; la fuerza del amor de Dios, la fuerza del Resucitado, todo lo vence.
Por eso, contemplando al hombre de la Sábana Santa, hago mía la oración que san Francisco de Asís pronunció ante el Crucifijo:

Sumo, glorioso Dios,
ilumina las tinieblas de mi corazón
y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta,
sentido y conocimiento, Señor,
para que cumpla tu santo y verdadero mandamiento. Amén.

(http://www.religionenlibertad.com/francisco-ante-la-sabana-santa-este-rostro-tiene-los-ojos-cerrados-28461.htm)

Cinco aspectos de la Sábana Santa que todavía desafían a la ciencia del siglo XXI

Cinco aspectos de la Sábana Santa que todavía desafían a la ciencia del siglo XXI

Peregrinos contemplan la Sindone expuesta en Turín - la ostensión se hace en años especiales, la última vez fue en 2010

El Papa Francisco visitará Turín los días 21 y 22 de junio, con ocasión de la ostensión de la Sábana Santa, también llamada "la Sindone" de Turín. El lema elegido para esta ostensión es: “El Amor más grande”. La diócesis italiana señala que las limosnas dejadas por los peregrinos que visitan la Sábana Santa serán entregadas al Santo Padre cuando esté en Turín el día 21 de junio. Se podrá seguir toda la preparación y el desarrollo del evento por redes sociales: en Twitter con la cuenta @Sindone2015, en Facebook en www.facebook.com/sindone2015 y en Youtube con Sindone2015.

El debate sobre la Sindone no se apaga y se reaviva cada año al acercarse la Semana Santa y el recuerdo de la Pasión y Muerte de Cristo. Se debate sobre la veracidad de la Síndone, la datación de la misma, aspectos como si envolvió o no el cuerpo de Jesucristo, la condición de las impregnaciones de la tela además de algunas explicaciones para la resurrección del Señor que parecen sacadas de un libro de ciencia ficción.

Una forma excelente de adentrarse en estos y otros misterios es el libro, ya clásico e ilustrado a todo color, de María Teresa Rute ¿El rostro de Cristo? Mentiras y una verdad sobre la Sábana Santa.

Esta prestigiosa sindonóloga ha dedicado más de 30 años a investigar la Sábana Santa y señala los puntos de controversia y como se resuelven muchos de ellos. 

Cinco críticas respondidas
1) No es verdad que los Evangelios no hablen de la Sábana Santa. Pueden rastrearse aquí y allá referencias evangélicas a ella. Sin ánimo de ser exhaustivos, señalaremos algunos ejemplos citados por la autora.
En Mt 27, 59, puede leerse: “Y tomando el cuerpo José [de Arimatea] lo envolvió en una sábana limpia y lo depositó en su propio sepulcro, nuevo, que había excavado en la roca”. Marcos señala por su parte que “habiendo comprado una sábana, descolgándolo lo envolvió en la sábana y lo depositó en un sepulcro que había sido excavado en la peña” (Mc 15, 46).
De una forma semejante Lucas, en 23, 53, relata el hecho: “Y habiéndolo descolgado, lo envolvió en una sábana y lo depositó en un sepulcro excavado en la peña, en donde nadie había sido puesto todavía”.
También Juan menciona la sábana, aportando además novedosa información: “Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos con aromas, como acostumbran los judíos a sepultar” (Jn 19, 40).

2) La teoría de la datación medieval ha sido desmontada, entre otras razones, debido a que el análisis con Carbono 14 no es idóneo para este tipo de casos. Estos análisis han sido invalidados sistemáticamente hasta en seis congresos científicos distintos, aparte de la propia carta del coordinador de los mismos Mr. Tite, y el análisis del Carbono 14 realizado sobre la Síndone no es en absoluto materia de discusión actualmente.

3) Tampoco es cierto que no haya menciones a la Sábana Santa anteriores al siglo XIV, puesto que tenemos, entre otros documentos que Rute cita en su libro, el sermón del obispo de Constantinopla del año 944, con motivo de la llegada del Lienzo a esa ciudad.

4) A diferencia de lo que se ha llegado a decir, las lesiones del Hombre de la Sábana Santa son absolutamente incompatibles con la vida. Es irrefutable la salida de sangre post mortem del costado. Esta misma lesión, aun suponiendo que el reo hubiese estado vivo, es necesariamente mortal, antes y actualmente.

5) Hay quien ha “razonado” que Cristo pudo haber “vuelto a la vida” al ser puesto en posición horizontal, ya que la sangre retenida en los pies vuelve entonces para atrás, reanima el corazón y aviva la circulación de la sangre. Como comenta la autora, estos argumentos “se pueden considerar como ciencia ficción, para ser generosos”.

5 elementos para reflexionar
1) Es sangre lo que impregna la Sábana Santa, y este elemento está corroborado por diversos e imparciales análisis de prestigiosos hematólogos.

2) La Sínode Santa actúa como un negativo fotográfico: es decir, todo lo que en el original estuvo situado en la derecha, en la Sábana lo está en la izquierda, y los claroscuros también aparecen invertidos. Por si fuera poco, la imagen del Lienzo contiene información tridimensional del cuerpo de Cristo.

Como dijo uno de los investigadores, al aplicar (en 1976) una novedosa técnica desarrollada para cartografiar la orografía de los planetas, a una fotografía de la Sábana Santa “el resultado fue, para decirlo en pocas palabras, único.

Apareció en el monitor una verdadera imagen tridimensional. La nariz tomó relieve, las facciones del rostro aparecían adecuadamente perfiladas. Las formas del cuerpo, brazos, piernas y pecho correspondían a la forma humana básica. Este resultado no se ha obtenido nunca [antes ni después] con ninguna otra imagen que se haya estudiado”.

3) Posee muchas otras propiedades asombrosas, como la estabilidad térmica, química y al agua. La prueba de esto es auténticamente milagrosa: Durante un incendio en 1532, la urna que albergaba el Lienzo llegó a estar al rojo vivo, al punto de fundirse algunos puntos de plata.

Para proteger la Sábana Santa se vertió agua sobre la urna, la cual penetró y empapó también la tela. Sin embargo, ni el calor, ni el agua ni el humo dejaron rastro alguno de deterioro en la imagen de Cristo, y sí en cambio alrededor de la misma (las manchas romboidales que la rodean).

4) La imagen carece por completo de pigmentos. Parece estar “hecha de nada”, ligeramente chamuscada como si hubiese experimentado una exposición a la irradiación y a la luz procedente del cuerpo. Es más, donde hay sangre en la tela, debajo de la sangre no hay imagen. Por otra parte, la imagen de Cristo es solo visible por un lado de la tela, aquél en donde fue depositado el cuerpo.

Una imagen que solamente puede distinguirse apartándose unos tres metros del Lienzo. Todas estas condiciones contribuyen inequívocamente a descartar la hipótesis de una posible falsificación por parte de un artista medieval, y lo mismo vale decir de su condición de “negativo fotográfico” y su tridimensionalidad, mencionadas más arriba.

5) A estas propiedades únicas descritas, María Teresa Rute añade una más: "Es irrepetible. En pleno siglo XXI nadie ha sido capaz de fabricar otra Síndone ni siquiera parecida. Tanto más en la época antigua en que envolvió el cuerpo de un Hombre".
(http://www.religionenlibertad.com/cinco-aspectos-de-la-sabana-santa-que-todavia-desafian-a-la-41400.htm)

Nueva ostensión de la Sábana Santa en Turín

Sangre, una extraña imagen fotográfica, restos terrosos... la Sábana Santa, de nuevo a examen

La ostensión -exposición- de la Sábana Santa en Turín es una ocasión para contemplar esta pieza arqueológica y también para orar

El 19 de abril se inauguró en la Catedral de Turín la ostensión de la Sagrada Síndone con ocasión del bicentenario del nacimiento de San Juan Bosco. 

La ostensión durará hasta el 24 de junio y tres días antes de la clausura el Papa Francisco irá en peregrinación a Turín. Con el fin de concretar la situación en que se hayan los estudios científicos sobre el Sagrado Lino y recordar el significado que éste tiene para los fieles, publicamos [en La Nuova Bussola Quotidiana] el artículo de la sindonóloga Emanuela Marinelli incluido en el dossier dedicado a la Sindone publicado por Il Timone.

***

El hallazgo arqueológico más estudiado del mundo, la reliquia más valiosa de la Cristiandad: estamos hablando de la Sagrada Sindone, la venerada sábana que estará expuesta de nuevo en la Catedral de Turín desde el 19 de abril al 24 de junio de este año, en el bicentenario del nacimiento de San Juan Bosco.

¿De dónde viene este antiguo lino? ¿Quién es el hombre, salvajemente masacrado, que ha dejado su huella en él? 

La Sindone (del griego Sindon, sábana), ¿es de verdad el sudario fúnebre de Jesús de Nazaret, como afirma la tradición, o es el testimonio de un atroz delito, perpetrado para realizar una falsa reliquia? 

Para responder a estas inquietantes preguntas los científicos investigan esta enigmática sábana desde hace más de cien años.

La datación de radiocarbono
La prueba que ha suscitado más sensación ha sido la de la datación por radiocarbono. Esta prueba, realizada en 1988 con el método del 14C, fechaba la reliquia entre el 1260 y el 1390 d.C. Muchos científicos eran contrarios a que la Sindone fuera sometida a este método debido a la particularidad de la pieza, que ha tenido muchas peripecias y ha sido contaminado por muchas sustancias. Mohos, hifas de hongos, humo de velas, sudor, incendios, agua, contacto con tejidos más recientes y restauraciones pueden haber alterado notablemente el lino, comprometiendo la validez de la prueba radiocarbónica. 

En cambio, la Sindone puede remontarse perfectamente a la época de Jesús: en la necrópolis de Antinoe (Alto Egipto, principios del siglo II d.C.) se han encontrado tejidos análogos.

La Sindone mide 442cm por 113 cm. Los hilos utilizados para realizarla fueron hilados a mano; de hecho, presentan un diámetro variable. También la trama del tejido es irregular al haber sido realizado en un telar manual con pedal. La trama tiene forma de “espina de pescado” (3/1), que forma “tiras” que tienen una anchura de 11 mm. 



Emanuela Marinelli junto a una reproducción de la Sábana Santa

La tela sindónica está formada por una gran banda de tejido, de una anchura de poco más de un metro, a la cual se le ha añadido una tira de una anchura de unos 8 cm que en origen formaba parte de la misma tela. Sin embargo, dicha tira es más corta que la Sindone: por un lado en unos 16cm y por el otro en unos 36 cm; en estas zonas es por lo tanto visible la tela de soporte sobre la que está cosida la reliquia. 

Los restos del incendio
Dos claras líneas oscuras recorren la Sindone en toda su longitud: son los efectos de un incendio que estalló en la noche entre el 3 y el 4 de diciembre de 1532 y en el que la sábana corrió el riesgo de acabar destruida. En esa época el sagrado lino se conservaba doblado en un relicario de madera recubierto de plata, en la Sainte Chapelle del Castillo de Chambéry, entonces capital del Ducado de Saboya. 

El incendio dañó el relicario, causando la aparición en la Sindone de dos líneas oscuras en sentido longitudinal y algunos agujeros simétricos, que fueron sucesivamente recubiertos con parches triangulares, aplicados por las Clarisas de Chambéry en 1534 quienes, además, fijaron la reliquia sobre una tela de Holanda. En 2002 se quitaron todos los remiendos, se dejaron al descubierto los agujeros y se sustituyó la tela de Holanda con una nueva tela de soporte.

Los circulitos en forma de L
En las dos líneas paralelas de carbonización se entrevén las trazas de otro incendio en forma de cuatro grupos de pequeños círculos oscuros, cada uno formado por cuatro agujeros en forma de L. La Sindone debió estar doblada en cuatro cuando se verificó este daño.

Entre las dos rayas oscuras, pero también en el exterior de las mismas, hay alguna vaga huella con forma de rombo o semi-rombo: son cercos formados por materiales que el agua ha transportado de zonas mojadas precedentemente, hasta el punto en que se han detenido.

En la zona entre las dos rayas oscuras se distingue, si bien de manera muy leve, la doble huella, frontal y dorsal, de un cuerpo humano martirizado. Esta doble imagen humana, frontal y dorsal, está punteada por manchas de sangre. 

La singularidad de la Sindone es precisamente esta huella, misteriosamente dejada por el cadáver al que envolvía. De hecho, no sorprenden las manchas de sangre, sino los rasgos humanos impresos en la tela de manera inexplicable.

Lo que lo cambió todo: la fotografía
Podemos decir que el inicio de las investigaciones científicas sobre la Sindone se remonta a la primera fotografía hecha a la reliquia en 1898. El negativo reveló la inversión del claroscuro en la huella corpórea, haciendo que aparecieran todos sus detalles.

Son evidentes en la Sindone algunas zonas rojas, cuyo aspecto corresponde a los caracteres de las manchas de sangre en la tela: se trata de verdadera sangre humana del grupo AB. Para tener un calco de la sangre como el que se observa en la Sindone el cuerpo debe haber estado envuelto en la sábana durante aproximadamente 36 horas. En este tiempo tuvo un papel importante la fibrinolisis, que provocó la descomposición de los coágulos. 

Sigue siendo inexplicable cómo se ha interrumpido el contacto entre el cuerpo y el tejido sin alterar los calcos que se habían formado.

En la Sindone se han identificado algunas partículas de aloe y mirra, sobre todo en las zonas manchadas de sangre. Se han hallado también partículas terrosas en las zonas correspondientes a la punta de la nariz y la rodilla izquierda. 

Material terroso: aragonita, como en Jerusalén
En otras muestras de material terroso extraídas de la Sindone en correspondencia con los pies se ha individuado aragonita con impurezas similares a las de la aragonita hallada en las cuevas de Jerusalén.

Sigue siendo un enigma la formación de la imagen de la Sindone. Su color, amarillo translucido, no es debido a ninguna sustancia añadida a los hilos: son los propios hilos los que están amarillentos. Bajo las manchas de sangre no existe imagen del cuerpo; la sangre, que se depositó la primera en la tela, creó una pantalla sobre la zona que está por debajo mientras, sucesivamente, se formaba la imagen.

Entre las posibles causas de su formación se han excluido la pintura, la quemadura, los ácidos, la vaporigrafía, el contacto. Sólo se obtienen sus peculiares características con una radiación ultravioleta.

Es científicamente cierto que la Sindone ha envuelto verdaderamente el cadáver de un hombre martirizado: su cuerpo fue cruelmente flagelado; su cabeza presenta numerosas heridas provocadas por un conjunto de objetos puntiagudos: un casco de espinas; sus hombros están marcados por una huella oblicua dejada por el patibulum, el madero horizontal de la cruz; sus rodillas han chocado con superficies rugosas y accidentadas; su rostro presenta numerosas tumefacciones causadas por los golpes recibidos y los impactos con el terreno durante las caídas; sus muñecas y pies fueron traspasados por clavos; su costado fue atravesado por una lanza; su cuerpo, descolgado de la cruz, desnudo y sin lavar, fue depositado en una sábana larga que entró en contacto con la parte dorsal y que, pasando sobre la cabeza, cubrió toda la parte frontal hasta los pies.

La comparación con los relatos de los Evangelios se ha revelado como una valiosa ayuda para la identificación del Hombre de la Sindone: efectivamente, todo coincide con la crucifixión y la muerte de Jesús.

(Traducción del italiano de Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares)
(http://www.religionenlibertad.com/sangre-una-extrana-imagen-fotografica-restos-terrosos-la-sabana-santa-de-42092.htm)

jueves, 6 de noviembre de 2014

¿En qué punto están los estudios sobre la Sábana Santa?


Entrevista al profesor Bruno Barberis, presidente del Centro Internacional de Sindonología

MIRKO TESTA 
¿En que punto están los conocimientos científicos sobre la Sábana Santa? ¿Cuáles son los problemas que todavía no han sido resueltos? El problema de mayor interés, y al mismo tiempo más complejo, es el de la determinación de las modalidades de formación de la imagen. Hablamos con el profesor Bruno Barberis, docente de Mecánica racional en la Universidad de Turín y presidente del Centro Internacional de Sindonología, en vísperas de la exposición de la Sábana Santa de Turín.

“La investigación científica sobre la Síndone, entendida en sentido moderno, se inició en 1898 –explica el profesor Barberis- después de que la primera fotografía, realizada por Secondo Pia, además de revelar la negatividad de la imagen impresa en ella, consintió un examen detallado tanto de la tela como de la misma imagen. Fueron los médicos los primeros que evidenciaron las numerosas heridas presentes en el cuerpo del hombre de la Sábana que prueban que se trata de la imagen dejada por un hombre adulto que fue flagelado primero y después crucificado, con características y especificaciones que están relacionadas con lo que está descrito en los Evangelios sobre las torturas y la crucifixión sufrida por Jesús de Nazaret.

Sobre la forma de formación de la imagen (normalmente un cadáver no deja restos sobre una sábana) son numerosas las hipótesis hasta ahora propuestas. En ningún caso los resultados experimentales resultan verdaderamente satisfactorias (es decir estrechamente comparables con la imagen de la Síndone) y algunas características son, hasta hoy, irreproducibles. Los resultados obtenidos por diversos equipos de estudiosos permiten afirmar que es altamente probable que la imagen haya sido producida por el cadáver de un ser humano y excluir que sea la obra de un artista a través del uso de una técnica de reproducción”.

“El camino científico se ha caracterizado por la aparición, en todo el mundo, en especial en los últimos cincuenta años, de centros y de grupos de investigación entre los que destaca el Centro internacional de Sindonología, fundado en Turín en 1959, que tiene el deber de asistir al arzobispo de Turín, en calidad de Custodio Pontificio de la Síndone. Recientemente los estudios y las investigaciones se han extendido a otros campos como la biología, la informática, la química y la física”.

En base a los conocimientos actuales, los expertos han establecido “con certeza” que: “la imagen tiene características similares a las de un negativo fotográfico y es tan superficial que solo afecta a las fibras del tejido en un espesor del milésimo de milímetro; la imagen fue producida por un cadáver de un ser humano que sufrió numerosas torturas, además de los suplicios de la flagelación y de la crucifixión, cuyas marcas son visibles de una forma anatómicamente perfecta; en la Síndone hay numerosas marcas de sangre humana del grupo AB provocada por heridas de origen traumático. No se trata de una pintura, ni de una obra realizada mediante técnicas de reproducción conocidas. El polen encontrado en la Sábana nos permiten saber que pasó un tiempo en Palestina y Anatolia antes del siglo XIV. La imagen posee características tridimensionales especiales: existe una estrecha correlación  (confirmada con la generación por ordenador) entre el rostro del hombre de la Sábana Santa y la iconografía del primer siglo del rostro de Jesús. En la parte de atrás de la Sábana está ausente la imagen corpórea , pero son visibles las manchas de sangre”.

Todavía hay elementos sin certificar. Barberis los explica: “la edad del lino: los estudios teóricos y experimentales sucesivos a la datación medieval (1260-1390 d.C.) establecida por los exámenes realizados en 1988 con el método C14 revelan alteraciones muy probables de distinto tipo (del tejido, ambientales, biológicos, químicos…) que en su conjunto pueden haber modificado considerablemente el resultado de la datación “rejuveneciendo” la tela; además se ha criticado los resultados del análisis estadístico de los datos por su representatividad de las muestras tomadas”.

“En cualquier caso los expertos no consiguen entender todavía como se ha podido formar la imagen corpórea en la Sábana: todas las teorías propuestas hasta hoy no son suficientes, o porque no han sido respaldadas por pruebas experimentales serias o porque han dado como resultado características físico-químicas muy distintas a las que posee la imagen sindónica o que son solo parcialmente similares; el proceso que ha causado la formación de la imagen sindónica es desconocido todavía y harán falta más estudios teóricos y experimentales para poder llegar a su identificación”.
(artículo extraído de: http://www.aleteia.org/es/ciencia-y-medio-ambiente/noticias/en-que-punto-estan-los-estudios-sobre-la-sabana-santa-721001)

A la Iglesia le interesa la verdad sobre la Sábana Santa

sabana santa

GILBERTO HERNÁNDEZ GARCÍA 
Resulta difícil comprender a simple vista la imagen de la Síndone, pero la exposición itinerante La Sábana Santa (http://sabanasantaexpo.com/la-exposicion/) ofrece un montaje realizado a partir de fotografía negativa y original que permite entender sus principales características. 

El llamado “negativo oculto” (http://sabanasantaexpo.com/portfolio/el-negativo-oculto/) permite observar las muestras de tortura y flagelación en distintas partes del cuerpo que envolvió la sábana: el rostro con regueros de sangre, los brazos ensangrentados, el pecho flagelado, la herida en el costado, la herida en la muñeca, las heridas muy abundantes y sangrantes producidas por objeto punzante perimetral, las múltiples marcas y heridas en la espalda y las piernas y los pies ensangrentados y atravesados.

La exposición incluye también una reproducción del cuerpo del hombre de la Sábana con un total detalle científico forense, y una réplica única de sudario que supuestamente cubrió el rostro de Jesús tras la bajada de la cruz realizada por el Centro Español de Sindonología.

Más de diez mil personas han visitado ya en diversas ciudades españolas la exposición, que llegará al palacio arzobispal de Zaragoza el 1 de febrero.

La muestra analiza el Santo Sudario de Oviedo y la Sábana Santa y reúne todo el material aportado por cientos de expertos que han estudiado la Síndone durante años.

Una historia de búsqueda 

Según explica la web de la exposición, tras la muerte de Jesús, el sudario y la sábana que según citas bíblicas cubrieron su cabeza y su cuerpo quedaron bajo la custodia cristiana.

En la mitad del siglo IX un arca de roble llegó a Oviedo. Ésta decía contener el sudario que cubrió el rostro de cristo.

La Síndone, más conocida como la Sábana Santa de Turín, apareció en Lirey-Francia en el año 1353, en manos de un caballero descendiente de los cruzados franceses, llamado Geoffroy de Charny que jamás revelo su procedencia ni como la había obtenido.

La Sábana Santa contenía la supuesta imagen del cuerpo de Jesús de Nazaret como había quedado después de su muerte.

Tras ciertos avatares históricos en 1578 llegó a Turín, donde permanece todavía hoy.
En el año 1898, un fotógrafo llamado Secondo Pía realizó la primera fotografía de la historia a la Sábana Santa. La foto reveló la negatividad de la imagen impresa en la Síndone y permitió un examen detallado de la tela y de esa imagen, la de un hombre igual a Jesucristo.

Desde ese momento, la Sábana Santa se convertiría en el objeto más estudiado por la ciencia.

En el año 1978 un equipo formado por 33 científicos dispares: físicos, químicos, hematólogos, forenses, bajo las siglas S.T.U.R.P. (Shroud of Turin Research Project) realizaron el mayor estudio científico de la Sábana Santa hasta la fecha.

Durante 120 horas, 5  días ininterrumpidos y más de 150.000 horas de estudio realizaron cientos de pruebas sin ser capaces de revelar qué produjo la imagen, ni como se formó.

Sólo pudieron determinar que no era una falsificación. La formación de la imagen era incompatible con cualquier técnica conocida.

En el año 1988, una parte del tejido fue sometido por tres laboratorios a la prueba de datación del carbono 14, atribuyendo al lino de la sábana de Turín una cantidad de carbono correspondiente a un lienzo de entre 1260 y 1390. dc.


Según estas pruebas, la sábana de Turín era una falsificación, un fraude. La noticia rápidamente se extendió por el mundo, y la opinión pública dio por zanjado el caso de la Sábana Santa, quedando para siempre marcada por la datación del carbono 14.

Sin embargo, en 1989, la prestigiosa revista científica Nature publicó los datos oficiales y mostró anomalías en la pruebas. Años más tarde diversos científicos demostraron que la prueba pudo ser fallida por contaminación bacteriana.

Hoy la Sábana sigue siendo un misterio sin explicación ni repuesta.


Para ampliar: 
¿En qué punto están los estudios sobre la Sábana Santa?
A la Iglesia le interesa la verdad sobre la Sábana Santa
sources: ALETEIA

Arzobispo de Turín: Nosotros creemos que el hombre de la Síndone es Jesús



La visita del Papa Francisco el próximo 21 de junio a Turín (Italia) será el culmen de las iniciativas ligadas a la ostensión de la i Sindone (19 abril -24 junio 2015) y a la celebración del segundo centenario del nacimiento de san Juan Bosco. Evento eclesial y pastoral (para el año 2015 no hay previstas iniciativas ligadas a la investigación científica), la ostensión del sacro lienzo vuelve a proponer siempre un interrogante sobre las razones de la ciencia y las de la fe. Aleteia habló de ello con el arzobispo de Turín, mons. Cesare Nosiglia.

- ¿Qué representa la Sindone para la fe de la Iglesia?

Este lienzo es una catequesis viviente, una Biblia pauperum como se decía antiguamente. La “Biblia de los pobres” no está hecha de palabras, sino de imágenes y pinturas. Los Evangelios nos presentan el cuerpo martirizado de Jesús y nosotros encontramos estos signos en la Sindone: los golpes de la flagelación, la corona de espinas, el rostro.

Se dice “el hombre de la Síndone”, pero para nosotros es el cuerpo del Señor, la fe nos lo hace ver y comprender. La investigación científica no nos ha dado la última palabra, sobre este extraordinario objeto. Probablemente no existe. La fe va más allá y nos lleva a contemplar el misterio de la muerte y resurrección del Señor en el sagrado lienzo.

- ¿Qué atrae a los visitantes de la Sindone? En la última ocasión, en 2010, fueron más de dos millones …

Toda la gente que viene, aunque sea brevemente, a contemplar los signos de este cuerpo,  se queda impresionada. Yo estoy convencido de que, como ha dicho el papa Francisco, esto sucede porque es Él el que nos mira, no somos solo nosotros los que, aunque sea sólo por curiosidad, miramos. Te das cuenta de que eres tu el mirado, el llamado. Hay un mensaje que te llega al corazón y a la conciencia y te da alegría y esperanza. Porque de la muerte del Señor nació la vida. Por esto hemos elegido como lema: “El amor más grande”, el que da la vida y tu también eres capaz, además de recibirlo, de darlo.

- ¿Qué esperan de la visita del papa Francisco?

Esperamos que el Papa venga a confirmarnos en la fe. Necesitamos puntos de referencia en un mundo que cada vez se aleja más de la fe y de la tradición cristiana. En cambio, en Jesús está la posibilidad de redescubrir también el sentido de nuestra plena humanidad. La vida humana en Cristo, como dijo el Concilio Vaticano II, encuentra la máxima realización, por la que se vive el amor, la familia, el trabajo, el ámbito social de una forma más llena de alegría y de significado para uno mismo y para los demás.

En la Evangelii Gaudium el papa Francisco ha dicho con fuerza todas estas cosas y la exhortación apostólica, que es también un poco el programa del pontificado, será precisamente el texto sobre el que nos prepararemos para su visita. Además habrá un fuerte compromiso hacia los pobres y los enfermos, contra la “cultura del descarte” de la que habla siempre el pontífice, junto a una renovada atención a los jóvenes, que son nuestro futuro.
(artículo extraído de: http://www.aleteia.org/es/religion/articulo/arzobispo-de-turin-nosotros-creemos-que-el-hombre-de-la-sindone-es-jesus-5894798833614848?utm_content=bufferc3d3e&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer)

sábado, 25 de octubre de 2014

El Santo Sudario es una prueba científica de la existencia del Hombre-Dios Jesucristo



Un desafío para los ateos:

Hay una serie de argumentos a favor de la existencia de Dios que no son argumentos filosóficos o basados en el Diseño sino en la evidencia física, histórica. El argumento y la evidencia es que si el materialismo ateo es cierto, entonces el mundo natural debe ser un sistema cerrado. Basta que haya un solo caso cuya existencia exceda las explicaciones naturales, para que demostrar que existe algo que excede al mundo material y está por encima, y ese es Dios.

 EL SANTO SUDARIO DE TURIN

 Todo debe ser explicado dentro de ese sistema cerrado. No hay lugar para los ángeles o extraterrestres, demonios o diablos, duendes o dioses. Si el materialismo ateo es correcto, no hay fuerzas exteriores inteligentes superiores al mundo natural que podrían interferir o interactuar con el mundo natural.

UNA FUERZA QUE ALTERA EL ORDEN NATURAL

Sin embargo, si hay evidencia física, histórica de milagros, entonces hay una fuerza fuera de la naturaleza y más grande que la naturaleza, y si el milagro en cuestión es comprensible, razonable y encaja con el resto de lo que sabemos sobre la historia, la ciencia y el mundo natural, entonces la única conclusión es que la fuerza que interrumpe la naturaleza y alteró el orden natural no es sólo de fuera del orden natural y superior a él, sino que también es una fuerza inteligente, razonable y determinada.

Tenga en cuenta que sólo se necesita un milagro para probar esto. Si el sistema es cerrado, no puede haber ningún milagro en absoluto que se le escape.

Sin embargo, si el sistema no es cerrado, entonces sólo se requiere un milagro para demostrar esto.

¿Dónde, entonces podríamos encontrar un milagro, que sea histórico, documentado, con testigos de este milagro? ¿Y múltiples testigos cuyas historias encajan? ¿Existe evidencia documental histórica de otras fuentes que corroboran la fuente primaria? ¿Hay evidencia arqueológica?, y sobre todo ¿hay alguna pizca de evidencia que sólo puede explicarse por el milagro?

El milagro que estamos pensando es la resurrección de Jesucristo, por supuesto, que es el milagro que los gobierna a todos, y la prueba es la evidencia de la Sábana Santa de Turín.

Este sitio web recopila la evidencia de los estudiosos de la sábana en todo el mundo.

Cada vez que una persona está en diálogo con un ateo puede simplemente saltarse todos los argumentos filosóficos y simplemente señalar el sudario.

El reto para el ateo es, “Te reto a estudiar seriamente la sábana santa con una mente abierta de una manera objetiva”.

La mayoría de ellos se burlarán con un gesto de la mano y dirán: “el carbono 14 demostró que el sudario es una falsificación medieval hace mucho tiempo”.

El problema con este argumento es que la prueba del carbono catorce que él cita no es infalible y el carbono catorce está lejos de ser la única prueba que presenta el sudario.

LAS PRUEBAS DE LA SÁBANA SANTA

Aquí hay algunas otras que la persona que dude de la autenticidad de la Sábana Santa debe responder:

La imagen del hombre de la tela: la imagen no es una mancha. No está pintada sobre el sudario. No está quemada de una manera convencional. En cambio, es una imagen chamuscada en el paño cuya tecnología de producción aún no ha sido explicada. No sólo no pueden reproducir la imagen utilizando tecnologías medievales, no pueden reproducirla con la tecnología moderna.

Las capacidades 3-D de la imagen: la imagen del hombre en la cubierta puede ser leída por la tecnología de imágenes 3-D. Las pinturas fallan en esta prueba.

La imagen positiva-negativa: la imagen es un negativo fotográfico. Esto significa que cuando se toma una fotografía tradicional lo que debería ser negativo aparece como una imagen positiva. Si se trata de una pintura medieval ¿cómo hicieron eso y por qué?

La precisión anatómica: no sólo es una imagen exacta de un hombre muerto, sino la imagen se distorsiona como debe ser si un cuerpo real estaba acostado y el cuerpo se ‘esfuma’ en su interior.

La exactitud histórica de la crucifixión: las heridas son consistentes no sólo con la crucifixión romana, sino con los detalles de la especial crucifixión de Jesús, como la corona de espinas, no hay huesos rotos por la flagelación y la herida en el costado.

Exactitud geográfica: el polen de la Sábana Santa no es sólo de la zona de Jerusalén, sino de Turquía y los otros lugares que se supone que el sudario habría residido, y el polvo de la zona que cubre las rodillas y los pies es de la zona de Jerusalén

La precisión de las costumbres funerarias judías: la mortaja muestra detalles perfectamente consistentes con las costumbres de enterramiento judío del primer siglo. Incluso hay rastros microscópicos de las flores que se habrían utilizado en el entierro, flores que crecían a nivel local y se sabe que eran utilizadas para los entierros.

La sangre y la imagen: la sangre llegó a la sábana primero. La imagen sucedió después. Si fue pintada (no existen pruebas de pintura en ningún lado) las dos serían parte de la misma imagen falsificada.

El tipo de tela: la tela es consistente con los tejidos del primer siglo de Israel, pero no con los de la Europa medieval. Un falsificador habría tenido que no sólo que forjar la imagen de alguna manera aún por descubrir, sino que habría tenido que poseer un conocimiento detallado de la ropa de los tejidos del siglo primero y luego no sólo reproducirlos, sino envejecerlos de manera convincente.

La edad de la tela: la prueba del carbono 14 de 1987 ahora se cree que se ha tomado de una superficie de la tela que no fue simplemente parcheada en la Edad Media, sino que fue parcheada con un entrelazamiento difícil de detectar y por lo tanto las pruebas de carbono 14 se vieron comprometidas. La última tecnología y las pruebas sugieren una fecha para la sábana entre el 200 AC y 200 DC. Vaya aquí para leer las noticias de la prueba del profesor Fanti en 2013.

La única prueba de la sábana que no coincide es la prueba de carbono 14 de 1987. Al considerar las pruebas y tener nueve items que encajan con los hechos conocidos y encajan entre sí, y tener una pieza de evidencia que no encaja, es de sentido común desconfiar de esta pieza de evidencia y rechazarla, o intentar ver por qué no se ajusta. Esto es lo que la investigación de Fanti ha hecho y ha demostrado que las pruebas de 1987 eran defectuosas.

Si los ateos realmente quieren evidencia de la existencia de Dios, entonces deben buscar evidencia genuina de un milagro, y deben hacerlo de manera objetiva, con cuidado y con una mente abierta.

Fuentes: Standing on my Head, Signos de estos Tiempos

(artículo extraído de: http://forosdelavirgen.org/82727/la-evidencia-real-de-la-existencia-de-dios-2014-10-25/)